Espina


Hoy pintaba para ser un buen día de cuarentena. El patio húmedo, la brisa ligera, las granadas y nuestros amigos los murciélagos.


Hasta que una espina se le clavó a Mito entre las uñas. Quejas y dolor. Malos pasos y cojeras. La suerte adversa ensañada sobre Mito. El destino que se enturbia.


Hace rato, nos resignamos a meternos a la casa. Pero antes, por no dejar, Mito me mira con ojos azorados, como diciendo: “¿y si me quitas la pinche espina?”. Santo remedio.

#MitoesBello

4 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo